ElDeDalt

domingo, 9 de diciembre de 2012

El corazón de una canción


Hay muchas maneras de clasificar los instrumentos; pero yo optaré por la clasificación clásica y esta dice que hay sólo tres tipos: los instrumentos de cuerda, de viento y de percusión. Ante este abanico de instrumentos creados a propósito para emitir sonidos diversos y hacer música a un nivel más profesional, he querido poner énfasis en un instrumento de percusión, el cual siempre me ha despertado la curiosidad por saber de su funcionamiento, además de ser uno de los más importantes en una canción. 

Su origen histórico lo podemos establecer a partir de hace cien años antes de nuestra fecha: aproximadamente en el 1900. Su creación se basó en la unión de diferentes intrumentos, la cual se produjo con más frecuencia en los Estados Unidos por grupos pequeños que tocaban a bares ante un público muy reducido. Se juntaban el tambor, los timbales, los platos, y el bombo, todo eso para crear un único instrumento: la batería. Como detalle curioso, hay que decir que estos instrumentos provenían de diferentes lugares del mundo: los tambores de África; el timbal de la China; los platos de Turquía y el bombo de Europa. A principios del Siglo XX, el tamaño de las baterías fue creciendo. Este crecimiento propició que el instrumento se utilizara en los Estados Unidos con mucha más frecuencia, y además, se introdujera en estilos de música percusores de aquello que ahora conozcamos como el jazz. La unión de tambor, timbal, platos, y bombo no fue un hecho completamente natural y popular desde el primer momento. Antes de producirse esta popularidad, los instrumentos que se incluyen en la batería estaban tocados por diferentes personas, los cuales podían ser de 2 a 4 personas, cada una ocupándose de uno de los instrumentos mencionados. La individualización de la batería dio un paso de gigante cuando Willian F. Ludwig inventó el pedal o pie de bombo en 1910 aproximadamente. Entonces, alguna de las personas que se incluían a la batería resultó ser innecesaria, puesto que el bombo con el pedal del pie podía ser tocado por la misma persona que tenía las baquetas a la mano.

La evolución de la batería se cargó a la mitad de las personas que, al principio, resultaban fundamentales para hacerla sonar y que pasaban a ser prescindibles. Este hecho, provocó que a principios de los años sesenta, se popularizara el uso de la batería en el Rock, junto con la difusión de una cantidad enorme de conjuntos de música que pedían una batería con un solo baterista en su grupo. Con este auge, también proliferaron los tipos de baterías, creando instrumentos de calidad excepcional. Aquella especialización llevó a cabo el desarrollo de diferentes marcas, como por ejemplo Yamaha, Honsuy, o Premier, entre otras muchas.

El desenlace con los mejores Baterías del Mundo, en la próxima entrada!

¡Un saludo Tortugas!

La Tortuga de MN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada