ElDeDalt

viernes, 28 de diciembre de 2012

¡Sí, me quiero!

No pedí nacer así, pero así soy.

Hace unos días, hablando de mis cosas con amigos, empezamos a sacarnos defectos. De repente, nos vimos en una especie de tertulia en la que nos declarábamos mutuamente; se escucharon muchísimos adjetivos negativos, los cuales cada uno intentaba justificar el suyo. Ejemplos: ''pues yo soy muy cabezón'', ''yo soy bastante envidioso cuando me dan motivos'' (yo deduje que cuando no se los daban, también lo era), ''yo soy egocéntrico'', ''pues yo tengo lo peor, soy extremadamente tacaño'', ''pues yo demasiado perfeccionista'' (defecto?),''yo soy muy paranoico, tios'' y un largo etc.

Bien, supongo que estaréis pensando: ¡dios, que divertidos que son los amigos del bloguero! Notándose la ironía. Lo entiendo, pero ayer salió el tema por una casualidad, y lo tuvimos que tratar. A lo que iba. Salió un listado enorme de defectos, incluso más de los que nos imaginábamos cuando empezamos a sacar este tema de conversación, que yo sinceramente, no le veía demasiado futuro. Mira como es la vida, que ahora estoy escribiendo una entrada sobre ello. De esto podemos deducir ya algo que no tiene nada que ver con la tématica de la entrada, pero que me viene bien decirlo: nunca sabes lo que te puedes encontrar en el futuro, así que prepárate, porque muchísimas veces te tendrás que tragar tus propias palabras: aprende a hacerlo lo más correctamente posible.

Vuelvo a la cuestión que estaba planteando, ¡os juro que no me vuelvo a desviar! Entonces, al ver tanto defecto tuve una idea. Pregunté ''a ver que virtudes'' teníamos, que las dijeramos en voz alta cada uno. En realidad, no recuerdo muchísimo de las virtudes. Dijeron las justas, y encima, no dejaron nada claro: ''Soy un crack'', ''Juego a futbol de escándalo'', ''saco unas notas tremendas'', ''me ligo a medio pueblo si quiero'' (siempre está el tipico subidito). Bueno, la respuesta no fue demasiado clara, como habéis visto. De todo lo que dijeron, no saqué una sola cualidad positiva de nadie, porque nadie se atrevió a decirla. Excepto un chico, que dijo que era muy simpático y que tenia mucha facilidad para hacer amigos. Los demás no se atrevieron a concretar ninguna cualidad.

Esta es la realidad de hoy en día, tortugas. La gente tiene predisposición a lo malo. No sé el motivo exacto, pero vivmos en un mundo pesimista desde hace muchos años. El otro día pude ver que entre todos, sacamos muchísimos más defectos que virtudes, y en realidad, no tiene porque ser así. Porque quedarnos con los defectos si tenemos miles de virtudes y ni nos atrevemos a decirlas en público? Porque sí Tortuga, tienes mil virtudes, lo que pasa es que en esta maldita sociedad en la que vivimos estamos automatizados para buscarnos los defectos, quedarnos con ellos, y tener que mejorarlos ''obligados'' a lo que dirán los otros si no lo hacemos. Yo solo sé que no pedí nacer así, pero así soy. Y que tengo muchísimos defectos, es obvio. Pero, ¿sabeis que? Soy simpático, soy chistoso, ayudo a la gente en lo que puedo (sin pasarme de tonto), alegre, responsable, y afectuoso. Tengo muchísimas virtudes, y en el físico más de lo mismo. Porque compararme con un modelo de belleza? Es ridículo. Ni modelo de belleza ni nada. Me considero perfecto a mi modo, me gusto, y nadie de esta mierda de sociedad en la que vivimos lo podrá remediar: ni los modelos de belleza, ni los anuncios de colonias repletas de hombres-maniquíes con abdominalazos y unos pectorales inflados, ni nadie. De verdad lo digo.

Los ideales de esta sociedad, me dan exactamente igual. Os invito a que, por encima de aquel ''personaje falso'' en el que nos quiere convertir esta sociedad llena de basura, seáis vosotros mismos, con vuestros defectos y sobre todo con vuestras virtudes. Que veáis estas últimas, las aprovechéis y dejéis de lado los defectos que la sociedad en la que vivimos nos encuentra. Porque, ella y sus ideales tienen la culpa. No se quien los puso, pero se lució.

Ante todo, me gustaría que lleguéis a ser felices tal y como sois, porque nadie es perfecto. Si habéis entendido lo que quiero deciros, estoy seguro de que llegará el día en el que, con un par, seáis capaces de gritar delante de todo el mundo: ¡Sí, me quiero! ¡Y nadie me lo va a impedir!


Mi bandera- Andres Calamaro


(El palacio de las flores, 2006)                                    Fuente: YouTube

Creed solo en vuestra propia dirección, Tortugas.

La Tortuga de MN

6 comentarios:

  1. Pedazo de entrada ;)
    Aunque yo hubiera puesto la canción de Calle París, "Tienes que hacerlo por ti". ¡Pega un montón!:D
    Un besito

    ResponderEliminar
  2. La he escuchado, y tienes razón!
    La verdad, pega muchísimo más con la entrada.. Tomo nota para la próxima! :)
    Gracias por leerme y comentar, un besito :D

    ResponderEliminar
  3. No te había leído nunca. De casualidad, ahora sí.
    MUY grande tu entrada. MUY buena filosofía. Si la siguiéramos más a menudo, seríamos mucho más felices.

    Gracias :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivimos para ser felices. No podemos tolerar que nadie nos lo impida. Así que, sé muy feliz, de verdad!

      Muchas gracias a tí por comentar! :)

      Eliminar
  4. enhorabuena nunca te había leido y con esta entrada te has ganado un agregar a favoritos de mi parte! :)

    Andrea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Andrea! Espero mantenerme ahí en favoritos! No te defraudaré :) Y bueno, lo más importante de todo.. espero que seas muy feliz.

      Muchísimas gracias!

      Eliminar