ElDeDalt

lunes, 24 de diciembre de 2012

¡Nochebuena: veré la estrella!

Esta noche es Nochebuena y mañana Navidad. De verdad, escribiría tantísimas cosas esta noche, que no os lo podéis imaginar. Es tal la sensación de escribir una entrada el día 24 de diciembre, a falta de unas horas para estar en una fecha tan señalada en el calendario... fuera de lo que signifique la Navidad o que fundamento religioso tenga (que siendo sincero, me da exactamente igual), a mí me da por valorar solamente lo que nos obliga a hacer el calendario durante estos días: dedicar tiempo para los nuestras personas más queridas. En mi opinión, son unas vacaciones muy cortas, pero las más significativas familiarmente hablando (reencuentros, viajes, celebraciones, etc.).

También nos obliga a comer y a beber muchísimo. Que remedio, ¿no? En todo caso, cuidadín porque al final siempre está el típico familiar que la monta por este motivo. Y eso no mola. Vale, para qué mentir, ¡sí que mola! Pero que sean los otros. Que no te pase a ti (y menos si es por abuso de bebida) porque sino tienes charla de madre asegurada sobre porqué no debes de volver a beber. Pero ni un vasito de Mistela por si te mareas, ¿eh? Que el alcohol lo carga el diablo! Y le dices que no lo volverás a hacer, pero tus palabras se las lleva el viento, bien lejos. Allá donde se pierde el horizonte (estoy poético, lo sé).

Os apetece que me centre, ¿verdad? Es que es Navidad, y estamos a pocas horas de que mi querido padre saliese del vientre de mi abuela (hace muchos años); por eso debería centrarme un poco. Lo del aniversario es cierto, no pretendo que creáis que mi padre es un dios. Es que nació el mismo día. ¿Casualidad? No lo creo. Bueno, lo que decía: de lo único que he hablado es de la comida y de la bebida. Que barbaridad. Pero bueno, si os gusta soportarme, puede que ya habéis visto que la entrada de hoy no es una entrada que exija mucho esfuerzo comprensivo. Simplemente, un chico alegre se ha puesto a escribir lo que le sale. Y a mí me esta saliendo esto, sin más.

Ahora mismo me gustaría deciros que esta noche tenéis la escusa perfecta para ser felices. Y si no es perfecta, al menos puede acercarte a la felicidad; cosa que pocas cosas pueden lograr.  La felicidad de la familia, de los amigos, y de la vida en general. Te invito a aprovechar la noche como quieras; es cosa tuya. Pero asegúrate de que la aprovechas con los tuyos: los verdaderos tuyos. Recuerda siempre que sin ellos no serías nada. Y decirte que si has llegado tarde para ver la actualización de mi blog y me estas leyendo ya el día 25 o el 26 (el 27 resultaría ya un poco tarde, pero si vemos la parte buena, este texto podría servir para la próxima Nochebuena); te diré, igualmente, que pases unas muy buenas vacaciones de Navidad. Y que la sonrisa permanezca en tu cara cuanto más tiempo mejor. Sólo así, los verdaderos tuyos querrán sonreír. Todos felices.

Mis sinceros mejores deseos para todas las tortugas que me han seguido hasta aquí. Y no os olvidéis de dar abrazos a quien los merezca o los necesite. Lo agradecerán eternamente. Os dejo el resumen de todo lo que escrito en forma de canción. Hoy estoy seguro: veré la estrella.


¡Bon Nadal! ¡Feliz Navidad!


Maldita Nerea - Veré la estrella


(Mucho más fácil, 2012)                                            Fuente: YouTube

La Tortuga de MN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada