ElDeDalt

lunes, 21 de enero de 2013

El espejismo

Por mucho que corráis, nunca llegaréis a alcanzar la felicidad.

Terminé examenes. Una especie de libertad me inunda. Pero no deja de ser eso: solamente una especie de libertad. Porque ayer, a esta misma hora, estaba completamente seguro de que hoy sería el hombre más feliz del mundo. Liberado de exámenes y de precupaciones típicas de estudiantes, me creía que hoy sería el día cumbre de la felicidad. Sin embargo, no ha sido así.

Pero no es la primera vez que siento algo así. El claro ejemplo es la llegada del verano. ¿Quien está seguro de que la felicidad llegará cuando lleguen las vacaciones de verano? Probablemente la mayoría de vosotros os hayáis sentido identificados. Pero, a la hora de la verdad; el mismo día que comienza el verano o los días de verano. ¿Sentís tanta felicidad como os imaginábais? ¿Verdad que no? Curioso, al menos.

Por eso. Y después de las miles de veces que me ha sucedido esta situación, he llegado a la conclusión de algo. En primer lugar, no esperéis alcanzar la felicidad, porque definir la felicidad como un objetivo o una meta es inútil. Al final, cuando llegas a ese destino de ''felicidad'' te das cuenta de que simplemente era un espejismo. Luego, en segundo lugar, decir que después de todo este tiempo, también puedo afirmar de que no es el destino lo que nos provoca la felicidad: sino el camino. Es el trayecto el que nos proporcionará esos momentos de felicidad, y sucederán cuando menos te lo esperas.

Y finalmente, acabar esta entrada con una frase que me inventé un día de inspiración y que a mi madre, al menos, le gustó: la felicidad es el reflejo de la tristeza. Así es, un reflejo. Un espejismo.

¡Muchas gracias por vuestro tiempo!

Sed felices :)

LaTortugaDeMN

5 comentarios:

  1. como siempre genial tortuga,cada dia puedo decir que mas "enamorada"estoy de tu blog realmente perfecto.. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un cielo, muchísimas gracias por leerme y por todo! Un besito, sé muy feliz! :)

      Eliminar
  2. Jo, no estoy de acuerdo...
    Sí es cierto que en el camino puedes encontrarte momentos de felicidad... Pero cuando alcanzas un objetivo y te sientes satisfecho porque lo has conseguido, puedes ser feliz. La felicidad es un estado no permanente, y puede sentirse de mil formas distintas. Pasa muy rápido, eso es cierto. Pero se puede sentir en cualquier momento, sea meta, camino o principio de algo... Pero bueno, esa es mi visión. Gracias a que las personas no somos iguales, existen otras opiniones como las tuyas, y siempre es interesante leerlas :)
    Por cierto, espero que saques buenas notas y que, si no te sientes feliz por haber acabado, entiendas que yo sí que lo estaré mañana cuando haga el último examen... :D jajajaja
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, muchísimas gracias de verdad por tu opinión! Es que explicar la felicidad es difícil eh? jajajaja pero en todo caso, estoy de acuerdo con que hay momentos de felicidad tanto en el camino como en el final... pero en teoría la gente suele relacionar la felicidad exclusivamente y solamente con el final o la meta. Y nos olvidamos que el camino es para disfrutarlo :)

      Las notas muuuy bien! Y sé que a tí te pasará igual, ya verás! Así que... mañana toca ser feliz! Gracias por leerme de verdad! :)

      Eliminar
  3. Tienes razón, es por eso que se crean espejismos, no disfrutan del durante... Están ansiosos por llegar al final y cuando llegan, puede ser que se perdieran muchas cosas por ese ansia... ;)
    Un placer!!!!!!!!!!!!! :D
    Y sí, yo también creo que las notas serán buenas jiji !
    un besooo

    ResponderEliminar