ElDeDalt

jueves, 10 de septiembre de 2015

La canción de tu vida

Todos tenemos una canción. 

La canción del recuerdo... melancolía pero al mismo tiempo, orgullo de haber vivido lo recordado. 

La canción de la tristeza... el derrumbe al escuchar cada una de las notas de las que están formadas esta composición. Nunca dejará de ser esta, la canción que te duela al corazón... a veces sabe mal, que a un conjunto de instrumentos se le tenga que relacionar tanta tristeza.

La canción personal... recuerdos por lo que viviste en esa canción. Época de evolución personal, de cambios en tu vida, de fechas marcadas en verde (o rojo) que significaron un punto de inflexión. Y ésta canción, es la que sirve de punto. Seguro que tenéis alguna.

La canción de amor... la que dedicaste a tu media naranja. La que intentaste cantar mientras te miraba con carita de ángel. Y siempre que suena, ahí esta. El amor que fue, para muchos. El amor que es, y que será, para los más afortunados.

La canción que nos hace saltar de alegría... Esa canción que esta comprobado, que te elimina los malos pensamientos, no te deja que accedas a ellos. Sí, esa canción con la que se te va el cuerpo, y lo hipnotiza por completo llevándolo a su son. Melodía asesina, hace lo que quiere de ti. Pero sí, la canción va sonando, y, sin saber como, te libera por completo de todas tus ataduras. No hay tiempo para pensar si suenan canciones así!  

Cada segundo que pasa te sientes más inmerso en ella... ¿Te identificas, a que sí? En verdad no es complicado identificar este tipo de canciones... el truco principal para saber si es una de ellas es el siguiente: si mientras saltas... te apetece quitarte la camisa, arrojarla al quinto pino aprovechando el impulso de los saltos y mientras piensas: ¡que le den por el culo al mundo!

Canciones... algo tan corto y a la vez, tan valioso. No dejes tu ración diaria de música, por nada en el mundo. Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.


LaTortugaDeMN

No hay comentarios:

Publicar un comentario